¡Yo todavía estoy creciendo!

Hubo una vez una gran polémica en la selva porque debían elegir a su rey; en ese entonces, se encontraban como candidatos tres leones, y tan solo uno de ellos podía ser el monarca. Así que la decisión de la asamblea fue ponerles a prueba subiendo a la Montaña Difícil; era la montaña más alta de toda la selva, y los candidatos aceptaron el desafío.

Todos los animales se reunieron al evento. Pero uno tras otro los leones fueron cayendo y retirándose derrotados…

Hubo entonces una gran consternación… – ¿Cómo han de elegir un rey?

La más sabia de las águilas se acercó y pidió la palabra:

– ¡Yo sé quién debe ser el rey! Todos los animales hicieron silencio y la miraron con gran expectativa.

¿Cómo?, preguntaron todos.

-Fácil… dijo el águila. Yo estaba volando muy cerca de ellos y cuando volvían derrotados en su escalada por la Montaña Difícil escuché lo que cada uno declaró a la Montaña.

El primer león dijo: – ¡Montaña, tú ganas, me has vencido!

El segundo león dijo: – ¡Montaña, tú ganas, me has vencido!

En cambio, el tercer león dijo: ¡Montaña, me has vencido, POR AHORA! … ya llegaste a tu tamaño máximo, pero yo todavía estoy creciendo.

La diferencia, es que el tercer león tuvo una actitud de vencedor cuando sintió la derrota, y no desistió. Quien piensa así es más grande que su problema: él es el rey de si mismo, y está preparado para ser rey de los demás.

Los animales aplaudieron con frenesí al tercer león que fue coronado como El Rey de los Animales.

Así pues, no tiene tanta importancia el tamaño del desafío sino el de tus determinaciones. Tus debilidades, ya llegaron al nivel máximo, pero tú, no. Tú todavía estás creciendo y eres más grande que todos tus miedos juntos. Tu voz todavía no ha llegado al límite de su excelencia.

El segundo Tip lo presento como: Renuncia a creer que “es difícil”… Rehúsate a siquiera pensarlo… renuncia a esa palabra… a esas sensaciones restrictivas que te produce. Este no va a ser un texto dedicado a aquella palabra; sino a lo que sí puede empoderarte.

¡Vamos! ¡Hablar en público es muy fácil! ¡Es sencillo! Cuando tienes la convicción de tu propósito en la comunicación, todo fluye impulsado por el espíritu invencible de un león rey.

Cambiando paradigmas:

A nivel de anécdota te cuento mi historia. En el país que crecí se usa la “exposición” como un método de fusilamiento académico con consecuencias psicológicas muy duras… tuve que enfrentar años de timidez y mil síntomas corporales de pánico, y me di a la tarea de confrontar esos miedos enfocándome en el entrenamiento actoral por años… los resultados se vieron progresivamente, hasta el punto en que me apasiona estar en el escenario, me encanta tener la palabra en las reuniones e hice de ese problema mi proyecto de vida. Seguí creciendo más alto que mis debilidades.

Tal y como Stephen Covey, el gran autor estadounidense de liderazgo y asuntos de empoderamiento personal, escribió:

“Sólo podemos lograr una mejora considerable en nuestras vidas cuando dejamos de cortar las hojas de la actitud y la conducta y trabajamos sobre la raíz, sobre los paradigmas de los que fluyen la actitud y la conducta.”

¿Cuáles son tus mitos al respecto de hablar en público? Cuantas creencias surgen… cuantos sentimientos generan… es divertido ver el rostro de alguien cuando, en una reunión, por sorpresa le dicen: “dirígenos unas palabras” “tú darás el informe del proyecto” … ¿qué tal sí cambiamos los paradigmas al respecto, sí celebramos y nos entusiasmamos antes y durante las presentaciones ante un público? Si eres de los que el pánico le cierra la garganta, le hace sudar las manos, o le borra todo el disco duro cerebral… determínate a crecer más alto que la Montaña… activa el antivirus mental para estar vigilando constantemente tus emociones y pensamientos al respecto porque estos determinan los resultados que obtienes.

¿Qué hacer cuando te atrapes pensando lo que no quieres?

Primero: Observa y escucha esas frases que suenan en tú cabeza. Evita evadir los pensamientos, allí encuentras tesoros para tu evolución. Obsérvalos, agradece la luz que tienes para verlos al fin.

Segundo: Transfórmalos. Existen diversos métodos, sistemas, herramientas que ya todos conocemos. Una manera sencilla es escribir en un papel lo que piensas o sientes, observarlo por un momento, y permítete imaginar las posibilidades más extremas que te aterroricen frente a la situación. Verás que es tan pero tan absurdas las fantasías que el miedo te quiere implantar, y que saldrá entonces de lo probable a tal nivel que comenzarás a reír y ver la cima de la “montaña” dentro de las probabilidades.

Hay un sistema de alta tecnología llamado PSYCH-K®; en cuestión de minutos, transformas cualquier estrés en paz, cualquier paradigma limitante en paradigmas expansivos. Te lo recomiendo. Si quieres saber da click aquí.

Tercero: ¡Ponte en acción! Estudia, prepárate. El secreto de los grandes oradores de la historia radica en la preparación; con horas y horas de ensayo, acompañados de profesores de ópera, teatro, de oratoria. Después de ensayar por horas… ¿Sentirás que es muy fácil hacerlo? ¿Qué opinas?

Y para terminar vuelvo a citar a Stephen Covey:

“Los paradigmas son poderosos porque crean los cristales o los lentes a través de los cuales vemos el mundo. El poder de un cambio de paradigma es el poder esencial de un cambio considerable, ya se trate de un proceso instantáneo o lento y pausado.”

Confía en el proceso, cada vez será más fácil y divertido hablar en público. No sé cuánto tiempo te tome llegar al nivel de confianza que deseas, lo que sí estoy seguro es que, si de verdad dominas tu mente y eres el rey de ti mismo, si de verdad estableces en ti un espíritu de vencedor… estarás preparado/a, como el tercer león, a ser el “rey/reina de los demás”.

Si quieres más información sobre PSYCH-K® da click aquí. O comunícate directamente conmigo en el botón de Whatsapp.

10 Tips para hablar en público, por Eddi Aquino. (Derechos reservados)

SUSCRÍBETE A ESTE BLOG Y RECIBE INFORMACIÓN SEMANAL: Click aquí.

Síguenos y da Like 😉
error0
fb-share-icon654
Tweet 350
fb-share-icon20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *